¿Cuál es el efecto de las mentiras en los niños?

VERDAD

Algunos padres son acérrimos fanáticos de las “mentiras piadosas”. Si el niño pide algo imposible de obtener les dicen “debes esperar un par de años”, con la esperanza de que lo olviden. Si en cambio, pide explicaciones sobre un tema complicado, la invención de un mágico cuento es la mejor elección. Pero los engaños no son eternos,  y sus consecuencias son feroces.

En el afán de disminuir la tristeza en los niños, varios padres recurren a las mentiras como una herramienta “colchón”. Su filosofía es, un dulce engaño es mejor que una triste verdad.

Las estadísticas señalan que nueve de cada diez padres les mienten a sus hijos. Según un estudio publicado por el diario británico Daily Mail, el 45% de los padres considera a los “cuentos creativos” como esenciales en la crianza.

El 58% los usa para mejorar su comportamiento, el 56% para que coman, y el 38% en la búsqueda de mejorar su salud. Pero, ¿qué es lo que realmente ocurre cuando un niño se siente engañado?

Aunque las mentiras por mal comportamiento y de protección, suelen parecer la mejor opción en un principio, no lo son. Un niño que es engañado constantemente, termina por perder la confianza en sus progenitores, lo que ocasiona que el vínculo familiar se desgaste.

Un adulto que miente, genera relaciones disfuncionales, incoherentes y confusas. La palabra del padre pierde valor para el niño. Y finalmente, estas supuestas mentiras protectoras se convierten en una fuente de inseguridad.

¿Y cómo se dan cuenta? La etapa infantil no es eterna, los niños crecen y notan lo que sucede a su alrededor. Si usted le dijo que su mascota se fue de viaje cuando en realidad falleció, él notará que nunca volvió. Lo mismo pasará cuando el “Cuco” no llegue, “Papa Noel” no le dé regalos, o la espinaca lo otorgue superpoderes. Las mentiras relacionadas con el divorcio, la situación económica, y otros temas, son mucho más decepcionantes.

Por otro lado, está comprobado que los niños cuyos padres utilizan los engañan, suelen ser más deshonestos que los demás. Gracias a un estudio de la docente Leslie Carver, de la Universidad de California, se descubrió que el concepto de honestidad de los pequeños depende mucho de los adultos. Mentir para cubrir algún problema tergiversa el significado de la verdad para ellos.

Muchos de estos infantes se convierten en personas irresponsables, superficiales e inseguras. Siempre tienen excusas para no cumplir con sus deberes y aparentan lo que no son para encajar socialmente.

Por ello, los especialistas consideran que lo mejor es hablar siempre con la verdad a los hijos, aunque a veces sea difícil o doloroso. El impacto de la verdad suele depender de la entonación y las palabras que se utilizan. Ajuste sus frases a la edad y nivel de desarrollo emocional de su hijo. Adaptar el vocabulario para tratar temas sobre muerte, dinero o sexualidad, lo hará menos complicado.

Por otro lado, si la verdad implica una tragedia, también debe prepararse para apoyarlo y enseñarle a enfrentar los acontecimientos negativos.

La verdad es confianza, libertad y por sobre todo, amor. Hasta que no trate a su hijo con el respeto que la verdad otorga, no podrá exigirle que confíe en usted ¡Cree una relación sana!

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply