Problemas de comportamiento: ¡Mi hijo se porta mal en la escuela!

BLOG54

Ya no son solo las bajas calificaciones, sino que también ha recibido alarmantes reportes de la escuela de su hijo sobre su mal comportamiento. Su indisciplina dentro del salón de clases ha llegado a niveles preocupantes, y las consecuencias académicas y sociales son más que visibles ¿Cuál es el motivo de esta actitud y cómo puede ayudarlo?

Por la inmadurez de la edad infantil, o la necesidad de los niños de ser el centro de atención, los episodios de mal comportamiento pueden generarse de vez en cuando. Sin embargo, cuando la mala conducta se extiende de manera indefinida, incluso en lugares donde las jerarquías son determinantes, como la escuela, es imprescindible actuar inmediatamente.

Cuando un niño se porta mal en el salón de clases, genera una gran cantidad de inconvenientes para el profesor, los compañeros y para él mismo. Pues, su constante actitud rebelde le quita autoridad al docente sobre los demás alumnos, quienes además, no pueden concentrarse óptimamente por estar atentos a las burlas o comentarios fuera de lugar del “niño problema”.  Según el Estudio Internacional de Enseñanza y Aprendizaje realizado en 23 países del mundo, los maestros dedican el 13% de sus jornadas laborales a mantener el orden en clase.

Pero no solo se perjudican los demás, pues quien se lleva la peor parte es quien lo provoca. El niño con problemas de comportamiento en la escuela  es etiquetado y aislado socialmente. Además, la gran cantidad de emociones negativas que acumula, le dificultan el aprendizaje, la atención y dedicación. No está abierto ni interesado en los nuevos conocimientos, y mucho menos aprovecha la información que le brindan.

Pero, ¿por qué se comporta así? Las razones son diversas y suelen ser diferente según el caso particular del infante. En algunas ocasiones el mal comportamiento puede ser un reflejo del aburrimiento y falta de motivación que siente el alumno ante la metodología del docente, la cual no le genera ganas de involucrarse en el aprendizaje.

Aunque la rebeldía, indisciplina y agresividad también puede estar vinculada con problemas emocionales o cambios abrumadores en el estilo de vida del niño. La baja autoestima, la necesidad de afecto, la muerte de un ser querido o la separación de los padres, podría ser la raíz. Otro factor que podría influenciar es el trastorno por déficit de atención, o el de oposición desafiante.

Para corregir el problema es muy importante que usted como padre de familia, trabaje en conjunto con el docente. Lo principal es conocer el origen del conflicto, y una vez que se sepa, actuar inmediatamente contra la conducta disruptiva.

Desde el hogar, usted debe procurar que el infante reflexione sobre sus actitudes inadecuadas y por supuesto, brindarle un ambiente libre de peleas, gritos y faltas de respeto. Además, hay que establecer límites y reforzar la autoridad. Esto quiere decir, que no hay que darle todo lo que desea, ni pasar por altar sus faltas de respeto.

Si el mal comportamiento es de naturaleza médica, o implica un trastorno emocional profundo, lo mejor es consultar con especialistas e iniciar inmediatamente una terapia. En caso se trate de un problema de motivación o aburrimiento, conversar con el docente podría ser una solución.

En la actualidad, existen terapias que involucran la orientación psicológica con la nivelación  y motivación académica, que son altamente recomendadas, pues tratan el conflicto en su totalidad.  Una de ellas es la realizada en nuestro centro,  denominada Activación de Rendimiento Académico y Emocional.

No permita que la indisciplina de su hijo lo afecte, enséñele la importancia de respetar a las autoridades y de apreciar los conocimientos a los que tiene la suerte de acceder. Cuando su comportamiento mejore, sus notas también se elevarán.

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *