¡Mi hijo es adicto a las selfies!

selfie-72-dpi

  

Cuando los momentos de privacidad dejan de ser íntimos en la búsqueda de la selfie perfecta, puede que algo no esté yendo bien. Es normal que usted como padre se pregunte ¿Hasta qué punto resulta positivo para el autoestima  de su hijo dedicarle tanto tiempo a los autoretratos?

Danny Bowman quiso morir cuando descubrió que la selfie perfecta no existe. El joven, que según los psiquiatras poseía una obsesión extrema por los autoretratos, llegó a dedicarle diez horas al día a las fotografías, a las cuales les buscaba hasta la más mínima imperfección. Dejó la escuela, dejó de comer y finalmente trató de suicidarse con somníferos, cansado de no encontrar la pose adecuada.

“Estaba constantemente en busca de la selfie perfecta, y cuando me di cuenta de que no podía sacarla, quise morir. Perdí mis amigos, mi educación, mi salud y estuve a punto de perder mi vida”, dijo Danny en una entrevista para The Daily Mirror.

Por supuesto, el caso de Danny es bastante peculiar y extremo, pero no deja de ser preocupante. Los riesgos en la búsqueda de la foto perfecta ya se han puesto sobre la mesa a través de diversos casos publicados por los medios.

Existen personas que mueren (literalmente) por buscar una pose extrema, aquellos que postean su intimidad por más likes, y  también quienes se arriesgan a robos o secuestros revelando sus bienes. Las autofotos, aunque no parezca, son peligrosas.

“Las selfies suelen gatillar percepciones de auto-complacencia o de una dependencia a la búsqueda de atención que aumentan el espectro del narcicismo o los niveles muy bajos de autoestima”, afirma la psicóloga Pamela Rutledge. Por su parte, el psiquiatra David Veal, revela que dos de cada tres de sus pacientes sufren de Trastorno Dismórfico Corporal (preocupación obsesiva por el aspecto físico), desde el auge de las redes sociales.

Pero ningún joven es ajeno a la atracción que generan las selfies, y usted como padre, lejos de prohibirle a su hijo el tomarlas, debe enseñarle a hacerlo con cuidado. La sobreexposición no es adecuada, y mucho menos basar el amor propio en una toma premeditada.

Dedique su tiempo a observar cuántas veces su hijo se toma fotos, si es posible y lo tiene agregado en las redes sociales, ingrese a ellas y verifique qué tipo de poses realiza y con cuánta regularidad las sube. También observe si su estado de ánimo cambia por la cantidad de los likes o comentarios en sus imágenes. Si lo que descubre lo consterna, será mejor que intervenga.

La selfitis’, como la han catalogado los especialistas, puede ser mitigada cuando no ha llegado a convertirse en una enfermedad mental crónica. Aconséjele al joven tener cuidado con lo que postea, establezca junto a él un límite de fotos que compartir durante el día, y motívelo a dejar de lado la tecnología por unas horas para pasear o conversar. Es importante que no se lo imponga, sino que lleguen a un consenso por medio del diálogo.

Por otro lado, siempre hágale notar que la apariencia no es lo más importante, y el amor no se puede medir por la aprobación virtual. Recomiéndele que cuide su privacidad y también que respete su cuerpo, en algunas ocasiones los selfies deshumanizan a la persona para transformarla en un objeto del deseo.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría cuando la ‘selfitis’ es crónica, la única manera de controlarla es a través de una terapia cognitivo conductual.

“La terapia cognitiva conductual se utiliza para ayudar a los pacientes a identificar las razones de su comportamiento compulsivo, para luego aprender a moderarlo”, explica Veal.

Los humanos no son parte de una exhibición, y la belleza o popularidad no debe convertirse en la mayor prioridad de nuestra existencia. Los likes no valen la tranquilidad ni el amor propio de nadie ¡Incúlquele a su hijo esta gran verdad!

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *