¿MALA CONDUCTA EN EL COLEGIO?

Niño molesto

Leonardo tenía fama de terrible y desde que había empezado la primaria sus padres escuchaban con frecuenciafrases como “es un chico muy inteligente, pero su conducta deja mucho que desear”. La mamá de Luis había sido llamada por primera vez por la maestra, para decirle que su hijo integraba “el grupito de los que causan problemas”. La maestra de Romina había citado a los papás de cuarto para comentarles, no sin asombro, que “las niñas del salón eran “indominables” y que nunca le había pasado una cosa así.

Los llamados “problemas de conducta” suelen ser la sombra que pesa sobre algunos niños  y sus familias.

En ciertos casos, estos problemas tienen una base orgánica real, por lo general neurológica, y la solución se encuentra en distintos tratamientos específicos, muchas veces acompañados de apoyo psicológico. Cuando se dice que alguien “se porta mal en el colegio” aparece una serie de tensiones, angustias y temores que tiene como protagonistas a distintos actores. Alumnos, padres y maestros se ven involucrados en un juego del que a veces es difícil salir.

No todos tenemos la misma visión a la hora de definir si un comportamiento es bueno o malo. Tampoco en todos los colegios existen las mismas pautas acerca de cómo debe ser la conducta de los alumnos. Decir que un alumno se porta bien o mal, equivale a decir que los demás “juzgan” su comportamiento y que muchas veces el “juzgar” evita el “comprender”. Por lo general, éste suele ser el núcleo del problema. Lo verdaderamente importante no es castigar la buena o mala conducta sino comprender sus motivos. También es significativo saber desde qué lugar de análisis el adulto valora lo que se define como buena o mala conducta. Este es un primer tema de reflexión, ya que a la hora de definir si un comportamiento es bueno o malo no todos los adultos tenemos la misma visión. Tampoco en todos los colegios existen las mismas pautas acerca de cómo debe ser la conducta de los alumnos.

Estamos así ante el primer inconveniente: el que no exista un acuerdo claro. Acuerdo que sí aparece cuando lo que se denomina problema de conducta es lo suficientemente importante como para que no existan diferencias de valoración. Como por ejemplo, una situación que pusiera en riesgo la seguridad del niño o de sus compañeros. En estos casos, la importancia del suceso no da lugar a dudas y las interpretaciones coinciden.

Pero ya sea la problemática grave o ligera, lo importante es tener en cuenta que cuando un niño muestra comportamientos “no esperables” en el ámbito escolar, estamos frente a un síntoma. Es decir, ante la expresión de que algo no está funcionando bien. La llamada “mala conducta” es la forma en que un chico o grupo de chicos está contando que hay cosas que están mal.

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas

2558800 contacto@aletheia.com.pe

Solicite su Consulta Gratuita

Códigos QR / Qr Codes

About The Author

No Comments