¡La importancia de observar el comportamiento de tus hijos!

BLOG32

La vida de los niños no es fácil. A diario, en el desarrollo de su carácter y personalidad, los infantes se enfrentan a temores, limitaciones y difíciles pruebas. Es el deber de los padres brindarles el apoyo necesario para sobreponerse a cualquier dificultad. Para ello, observar su comportamiento es imprescindible.

Todos pasan por malos momentos, también los niños. Puede que no se adapten al salón de clases, tengan complejos por su apariencia física, se sientan solitarios o abandonados, o en el peor de los casos, sean víctimas de algún tipo de acoso.  Lamentablemente, es común que los pequeños no quieran hablar de lo que les afecta.

Aunque estén pasando por una difícil situación, los niños suelen pensar que sus padres están demasiado ocupados para escucharlos, o incluso, que sus problemas no son tan importantes como para preocuparlos. Por ello, reprimen sus sentimientos de tristeza y angustia. Una acción nada recomendable, pues las emociones contenidas aumentan exponencialmente.

“Reprimir las emociones genera malestar y afecta a la autoestima, ya que el niño se sentirá mal e inadecuado por sentir lo que siente. Si el niño no puede expresar ni obtiene ayuda para entender qué le pasa tendrá ansiedad en muchas ocasiones, con problemas incluso para su salud”, advierte la Licencia en psicología de la Universidad de Comillas (España), Berta Ponce Martín, en un artículo escrito para el diario “El Confidencial”.

Tarde o temprano, el pequeño puede desarrollar una depresión infantil, trauma, o reflejar sus problemas en un cambio negativo de conducta. Además, podría germinar pensamientos suicidas o de venganza.

Para evitar estos terribles desenlaces, es imprescindible que los padres presten especial atención a cualquier indicio de alerta. Los niños no solo comunican con palabras, sino con su estado de ánimo, conductas y actitudes.

Si lo nota triste, desconectado, desanimado o agresivo, es el momento de actuar. Pregúntele qué le sucede, establezca una comunicación sincera, hágalo sentir acompañado, protegido e importante.

Una vez que el pequeño note que usted es quien da el primer paso, empezará a tener mayor confianza para revelarle sus preocupaciones. Escúchelo atentamente, aconséjelo y guíelo hacia la decisión más adecuada para superar el problema.

En caso se traten de situaciones relacionadas al acoso escolar o los problemas académicos, complemente su ayuda con la de especialistas. Inscríbalo en terapias psicológicas y converse con el maestro, para el primer caso; y para el segundo, llévelo a clases de nivelación.

También es esencial que le enseñe a expresar sus emociones con mayor facilidad. Para ello, dele el ejemplo hablándole sobre lo que usted siente, cuéntele las situaciones parecidas que enfrentó cuando tenía su edad (eso lo ayudará a saber que todo tiene solución), y fomente su propia reflexión al momento de enfrentar conflictos.

Nunca puede descansar de ser padre ¡Manténgase atento a cualquier alerta! Que usted note los problemas que atraviesa su hijo, puede hacer la diferencia entre terribles consecuencias y una positiva lección de vida.

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *