¿Cómo corregir a los niños egoístas?

BLOG8

¡Mío! Grita su hijo ante cualquier insinuación de compartir. El pequeño ha desarrollado un comportamiento egoísta y no sabe cómo detenerlo. Pero no se preocupe, en este artículo le brindaremos algunos consejos para cultivar la generosidad en la vida del infante.

El egoísmo es completamente normal en la infancia. Los pequeños, especialmente entre los 3 y 7 años, suelen usar con bastante regularidad el “yo”, “mío”, “mi”, “me”, “conmigo”, entre otros pronombres que determinan pertenencia. La clave está en no respaldar el egoísmo, sino corregirlo desde el principio.

Las personas que crecen con este negativo comportamiento, suelen ser evitadas por sus compañeros de escuela, trabajo y/o círculo social. Además, tienden a ser manipuladores, acaparadores,  con incapacidad para aceptar respuestas negativas y un alto grado de frustración.

Algunos de los errores más comunes de los padres, que acrecientan el individualismo y egocentrismo de sus hijos son, mimarlos demasiado, no corregirlos, cumplirles los caprichos y darles un mal ejemplo con actitudes igual de egoístas. Debe evitar todo ello al máximo, y en cambio, fortalecer sus valores de solidaridad y generosidad.

Será mucho más fácil conseguir que el niño comparta si ve un buen ejemplo a seguir. Un ambiente de generosidad en la familia será un modelo muy adecuado porque interiorizará esta virtud sin que sus padres tengan la sensación de estar enseñándola”, escribe la psicóloga y profesora de educación infantil, Virginia Gonzáles, en el portal web “conmishijos.com”.

La especialista enumera diez consejos básicos para acabar con el egoísmo de los niños, aquí mencionaremos algunos. Inicialmente, es muy importante enseñarle a distinguir entre lo que le pertenece y lo que no. Así, no se sentirá el dueño del mundo, y en cambio entenderá que hay otras cosas interesantes que no podría obtener si el otro no aceptara compartirlo.

También es importante brindar un buen ejemplo. Como ya quedó claro con anterioridad, un ambiente generoso influye en la percepción de realidad de los niños. Cuando usted esté cediendo o compartiendo algo, explíquele lo bien que se siente al hacerlo. Cambiará la imagen triste que tiene sobre desprenderse de algo, a una que genera alegría y placer.

Si nota que a su hijo le sigue costando compartir, recuérdele la felicidad que puede generar en los otros. Aproveche fechas como Navidad, Año Nuevo o cumpleaños, para explotar esta enseñanza al máximo. También es esencial que no se rinda aunque piense que no está habiendo avances.

Con esfuerzo, dedicación, amabilidad y firmeza, los sentimientos dadivosos y desprendidos de su hijo saldrán a la luz. No olvide que siempre es mejor dar que recibir.

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *